Onironauta, en espiral al centro.png

Onironauta,
en espiral al centro

Unipersonal de Marco Levy Correa Ramírez

Dirección de Alberto Lara Enríquez

2018-2021

Investigación y obra para la sanación del linaje, de la guerra al paraíso de la paz. 

Recorrido de 300 años de historia a partir del edificio de 1730 de Casa Encantada en el centro de Pachuca. 

9 murales,  1 temazcal y una sopa de piedra acogen la historia y travesías del Onironauta.

Fotografías, espacio, murales y obra

Prensa

Onironauta: Una posibilidad entre sueños

¿Por qué, si te despiertan bruscamente, sientes que te han robado una fortuna?”. En los primeros versos del poema “El sueño”, el poeta argentino Jorge Luis Borges reflexiona sobre ese proceso involuntario de la mente que desde hace siglos ha instigado la curiosidad humana en diferentes ámbitos como las artes y la psicología, véase su interpretación investigada por Sigmund Freud o su carácter como detonante en la expresión artística del surrealismo de Salvador Dalí o André Breton.

Onironauta, unipersonal de Marco Levy Correa Ramírez, bajo la dirección de Alberto Lara Enriquez, producción de Ana Liedo Lavaniegos y Ciartes Y Sí AC, música original de Carlos Chinchillas, iluminación de Derick Xicohténcatl, vestuario de Diana García Chávez y pintura para el paladar de Pablo Lavaniegos, encierra este fin de semana su segunda temporada en la ciudad, al llevar al escenario una “experiencia inmersiva” que estimulará los cinco sentidos del espectador haciendo con que pueda acompañar a los personajes Salvador Pineda, un soldado de la época de la Revolución, a Arya Ad Astra, un artista visual refugiado en su taller y a una hechicera, “cuya bendición puede ser tan poderosa como su maldición”.

En la trama, Arya tiene la misión de romper una maldición que ha caído sobre los hombres de su familia y lo hará por medio de los sueños. ¿Cuántas veces hemos dormido y al despertar tenemos la sensación de haber obtenido alguna respuesta o estado con alguien o en algún lugar cuya energía nos acompaña por todo el día? ¿Cuántas veces hemos regresado a “un mismo lugar” que solo existe en nuestros sueños? Misterios de la mente que pese a toda la ciencia y misticismo que hay a su alrededor nos regalan una posibilidad de existir con otra tesitura en medio a nuestra turbulenta realidad de carne y hueso.

Sean disfrutables viajes o inquietantes pesadillas, los sueños nos otorgan una libertad vivencial e íntima y su encanto tal vez resida justamente en eso: la intimidad. Una intimidad que no se puede compartir en Instagram, que no se puede recortar y pegar en una libreta de recuerdos porque, en todo caso, podría ser un recuerdo en sí misma. “¿Quién serás esta noche en el oscuro sueño, del otro lado de su muro?”, indagó alguna vez un conocido poeta. A soñar, se ha dicho, ya que “onironautas” somos todos los que estamos aquí, despiertos.

Nota publicada en "El Independiente de Hidalgo" (febrero, 2020): 

https://www.elindependientedehidalgo.com.mx/onironauta-una-posibilidad-entre-suenos/